REFLEXIONES SOBRE EL PRESENTE Y EL FUTURO DEL MUSEO ARTIUM. Por Iñaki Larrimbe

 

 

No es habitual que alguien renuncie a un alto puesto de dirección que sería el sueño de una mayoría. Pero hace unos días dimitió por motivos personales – ¿el sueño convertido en pesadilla?- el licenciado en Bellas Artes y director de Artium, Daniel Castillejo. En los diversos espacios que le han dedicado los medios hemos podido enterarnos de que está agotado, pues tanto él como su museo, Artium de Álava, han sufrido en sus carnes los duros efectos de la crisis económica iniciada en 2008 -con sus anejos recortes presupuestarios- y de que una vez pasada ésta la negativa de las diversas instituciones que conforman el Patronato de Artium de recuperar el presupuesto pre crisis ha sido la razón fundamental esgrimida públicamente de tirar la toalla.

El Patronato de la Fundación Artium en breve hará pública las bases del concurso público que regulan la elección y contratación de un nuevo director, o directora, de Artium. Un buen momento éste, por lo tanto, para reflexionar sobre el futuro de nuestro museo. Y para ello sería interesante realizar primero un análisis de las agridulces declaraciones del, en octubre de este año, ex director de Artium. Leer entre líneas. ¿Por qué apunta Castillejo que Artium está “herido” pero es recuperable? ¿Por qué hablaba de “sentimiento de fracaso”?. Declaraba Castillejo también que el museo no había conseguido conectar plenamente con su contexto. Hablaba también de las continuas tensiones con las instituciones que conforman el Patronato del museo.

Quizá sería interesante valorar un cambio de modelo, de funcionamiento para nuestro museo pues, obviamente, cuando el motor de una maquinaria no responde a unos fines y objetivos quizá la solución no estriba en sustituir una pieza gastada por otra nueva, sino buscar otro tipo de maquinaria. Es decir: repensar el modelo. Artium funciona de una manera jerárquica en la que el gran peso de la gestión recae sobre los hombros de la figura del director. Por otra parte el Patronato de la fundación está compuesta por representantes de las instituciones y de diversas empresas privadas pero no hay cabida en él para representantes del mundo de la cultura local ni para los propios y potenciales usuarios: la ciudadanía. Hay que recordar que Castillejo ponía sobre la mesa “las buenas prácticas en museos” recogidas en un documento elaborado en 2007 por el Ministerio de Cultura como una de las razones para abandonar su cargo. Y en dicho documento se recomienda que en los órganos de gestión de los museos estén presentes los expertos de la sociedad civil –artistas, mediadores…- como manera de conectar los primeros con los segundos.

¿Existen otros modelos en los que poder basarnos distintos al nuestro? En nuestra comunidad vecina, Navarra, el Centro de Arte Contemporáneo Huarte no existe la figura de director sino la de equipo directivo: es pilotado por un colectivo de cuatro mujeres que han reorientado el centro hacia la conexión con la ciudadanía y su comunidad de artistas locales.

 

Hasta pronto!

GRUPO JUNTERO PODEMOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies