PODEMOS URGE A LIMAR LAS LAGUNAS DEL REGLAMENTO DE TUVISA PARA REDUCIR LOS CONFLICTOS

La formación morada aboga, además, por un listado de normas básicas razonadas para personas usuarias y un protocolo de actuación ante episodios insostenibles al margen de posibles interpretaciones. “Ya lo dijimos en el caso más banal de los transportines e insistimos ahora que se ha producido un suceso muy delicado donde entran en juego vacíos normativos y conductas indeseables: siempre va a haber situaciones excepcionales, pero necesitamos actualizar el reglamento y promover iniciativas cívicas y de seguridad para evitar enfrentamientos, no poner a los conductores en la tesitura de tomar decisiones que no les corresponden y favorecer la convivencia”, ha señalado el concejal Juan Cerezuela.

El grupo municipal de Podemos presentará en el consejo de Tuvisa del jueves una batería de propuestas para reducir conflictos en los autobuses urbanos. Tras los episodios de las últimas semanas, la formación morada tiene claro que Vitoria-Gasteiz necesita limar las lagunas del actual reglamento de la sociedad de transporte urbano y promover iniciativas cívicas y de seguridad en colaboración con el personal laboral de Tuvisa para no poner a los conductores en la tesitura de tomar decisiones que no les corresponden, evitar interpretaciones que lleven a enfrentamientos innecesarios y favorecer la convivencia. “Abogamos por mejorar la normativa, diseñar un listado de normas básicas razonadas para personas usuarias y fijar un protocolo de actuación ante episodios insostenibles. Hace falta tomar medidas tanto para abordar casos banales como el del transportín como para hacer frente a sucesos tan delicados como el del patinete del otro día”, ha defendido el concejal Juan Cerezuela.

El edil y consejero de Tuvisa aboga por actualizar el reglamento para que detalle en la medida de lo posible qué se puede subir al urbano, qué no y de qué manera transportarlo durante el trayecto, al margen de la interpretación que pueda realizar cada conductor. La normativa actual autoriza bultos con medidas máximas de 100x60x25 pero, según el artículo 75, “no se permitirá al personal usuario subir al vehículo portando efectos que por su tamaño, clase, forma y calidad, no puedan ser llevados por sus portadores sin restar espacio que deba ser utilizado para el tránsito u ocupado por los viajeros, y sobre todo sin que molesten a estos”. De acuerdo a esta prohibición, Tuvisa considera que los patinetes deben ser plegados por una cuestión de seguridad y da a los chóferes la potestad de permitir o no los trasportines por una cuestión de convivencia.

El conductor no tiene por qué interpretar, tiene que saber qué hacer. Las normas deben ser lo suficientemente claras como para evitar conflictos entre el personal y las personas usuarias y por tanto, ante un mismo problema solo ha de haber una respuesta”, ha apuntillado Cerezuela, quien considera imprescindible para el desarrollo de la iniciativa “la colaboración del propio personal en cuanto a posibles dudas y en cuanto a propuestas de mejora del reglamento”.

Asimismo, el edil ha apostado por publicitar un listado de normas básicas de usos y comportamientos razonadas y representadas gráficamente tanto en el interior de los urbanos, como en las marquesinas o a través de las aplicaciones de teléfono móvil. “No se trata solo de decir a la gente qué no puede hacer o cómo debiera actuar, sino por qué es importante hacerlo así”, ha aclarado. El ‘decálogo’ incluiría todas aquellas conductas que comúnmente se repiten y/o suponen un peligro para la integridad y comodidad del resto del pasaje, conductores y tráfico urbano, así como las sanciones o acciones que conllevaría su incumplimiento.

Igualmente, Cerezuela considera fundamental establecer un protocolo de actuación en caso de que las medidas anteriores no funcionen y el conflicto se escape de las manos, delegando la resolución en la autoridad policial. “Que todo el mundo tenga claro que, llegados a una situación límite, el chófer parará el autobús y llamará a la Policía”, ha especificado.

Funcionamiento de Tuvisa aparte, el edil no ha querido pasar por alto la conducta del usuario que dijo ser militar e intervino en el conflicto del patinete. La formación morada volverá a solicitar que se trasladen las declaraciones grabadas en vídeo al órgano que corresponda por indicios de delito de odio y amenazas para dirimir si el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz debe actuar jurídicamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies