PODEMOS RECLAMA QUE LAS AYUDAS A LA REHABILITACIÓN DEPENDAN DEL PRESUPUESTO MUNICIPAL Y NO DE LA VENTA DE SUELO

El grupo municipal de Podemos ha reclamado que las ayudas a la rehabilitación de viviendas de Vitoria-Gasteiz dependan del presupuesto municipal y no, como hasta ahora, de la venta de suelo de Ensanche 21. “Estas subvenciones no están garantizadas porque penden de la capacidad de venta de activos de una sociedad que pierden 6,5 millones de euros al año y no encuentra compradores. Las consecuencias ya las estamos sufriendo: recortes y demora en la entrega de las ayudas. Seguir sin hacer nada es una irresponsabilidad”, ha advertido el concejal Juan Cerezuela.

Podemos tiene claro que el derecho fundamental a una vivienda digna empieza por una gestión política eficaz y seria, algo de lo que el gobierno de Urtaran adolece. “Las ayudas a la rehabilitación no pueden estar sujetas a la venta de suelo o patrimonio por la sencilla razón de que si no hay ventas no hay ayudas. Por tanto, es necesario que en el presupuesto municipal esté contemplada una partida a tal fin. Y no es algo que solo diga este grupo, sino también la figura encargada de velar por el buen uso del dinero público en nuestro ayuntamiento”, ha apuntillado el edil, en referencia al Interventor.

En el último consejo de Ensanche 21 el Interventor coincidió en la necesidad de que estas subvenciones tengan una partida anual en el presupuesto del Ayuntamiento. “No solo es necesario, sino una obligación ética. Muchos de nuestros barrios están envejeciendo a pasos agigantados, barrios donde viven familias con bajos recursos. Tenemos un gran problema y debemos ponerle solución explorando todas las vías que estén a nuestro alcance. Y ésta es una de ellas”, ha subrayado Cerezuela, quien también ha insistido en poner en marcha informes de viabilidad de la sociedad urbanística.

Hace dos años se planteó un cambio radical en las funciones de la sociedad urbanística, para que pasara a ser una entidad defensora del interés social y la rehabilitación, pero la realidad muestra pasado ese tiempo una fotografía muy distinta. “Seguir sin hacer nada es la forma más segura de boicotear su pretendida función social. Y, supuestamente, Ensanche 21 no es una inmobiliaria ni una empresa privada”.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies