PODEMOS PROPONE PONER FIN AL LASTRE DE ENSANCHE 21

La sociedad arrastra un déficit de 6,5 millones de euros, cumple labores delegadas y arrastra problemas estructurales. “Si alguna vez hubo razones para su existencia, hace tiempo que desaparecieron. Por responsabilidad debemos dar ya una solución. Y estas son nuestras propuestas: o ponemos fin a esta historia con la disolución ordenada de Ensanche 21 o damos un giro radical de guion y la convertimos en una gestora de todo el patrimonio municipal sin uso de Gasteiz (lonjas, viviendas…) para cubrir la deuda poco a poco a la vez que revitalizamos los barrios”, ha explicado hoy en rueda de prensa el concejal y consejero Juan Cerezuela.

 

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha solicitado al gobierno de Gorka Urtaran que acabe con el lastre de Ensanche 21. La sociedad urbanística arrastra un déficit de 6,5 millones de euros imposible de afrontar con sus funciones actuales, cumple labores delegadas de Urbanismo y sufre problemas estructurales. “Estirar aún más la supervivencia de esta sociedad sería una irresponsabilidad total. Tenemos que tomar ya medidas y nuestras propuestas son claras: o realizamos una disolución ordenada para poner punto y final a esta historia, cuidando a las personas que trabajan allí, o damos un giro radical de guion y la convertimos en gestora del patrimonio público sin uso”, ha demandado el edil de Podemos y consejero de Ensanche 21 Juan Cerezuela.

En teoría, a principios de 2016 Ensanche 21 inició su conversión en una sociedad de rehabilitación, que ya solo se encargara de promover vivienda en el extrarradio con encomiendas puntuales y concretas. Para garantizar el correcto funcionamiento de las nuevas gestiones y conocer su alcance real, Cerezuela logró introducir en los nuevos estatutos el desarrollo de evaluaciones anuales sobre el cumplimiento de objetivos cualitativos y sociales para conocer la adecuación y pertinencia de las actuaciones llevadas a cabo en cada ejercicio, y su impacto en la sociedad. “La transparencia es fundamental para una sociedad urbanística de capital municipal. Sin embargo, no se ha hecho ni una y el propio Consejo municipal de Transparencia ha denunciado la opacidad de la sociedad en su último informe”, ha subrayado el edil.

Por otro lado, sin más control que el meramente administrativo, las funciones que realiza a día de hoy Ensanche 21 se limitan grosso modo a la gestión de ayudas a la rehabilitación de viviendas y a la gestión de ayudas del proyecto embrionario de Coronación. Dos líneas de trabajo que vienen derivadas desde el departamento de Urbanismo y suman 2,5 millones de euros en una sociedad que ahora mismo en personal se deja 850.000 euros. Además, Ensanche 21 ha vuelto a quedarse muy lejos de cumplir con los compromisos de su presupuesto anual (de  6,830 millones en 2017) porque el grueso de los ingresos sigue dependiendo de la venta de patrimonio, 5,641 millones, y no hay forma de enajenar terrenos.

“Gran parte de los conflictos actuales tienen su origen en la forma de hacer de la Arich, para la que solicitamos una comisión de investigación que fue rechazada por los consejeros del PP, PNV, PSE y EH Bildu, y en su posterior absorción por parte de Ensanche 21. Por eso, los cambios introducidos en 2016 no han solucionado los problemas estructurales y funcionales. Los han enquistado. Y a esa realidad se suma otra muy evidente: la nueva encomienda viene derivada de Urbanismo”, ha resumido Cerezuela. En definitiva, no se trata tanto de un problema de gerencia, sino de incapacidad, cobardía y falta de visión política: “El Ayuntamiento no ha sabido adaptarse al nuevo paradigma de urbanismo social”.

De ahí la doble propuesta de Cerezuela para facilitar la decisión de los consejeros: o la disolución ordenada de Ensanche 21, medida viable según el estudio jurídico realizado a instancia de Cerezuela, o una vuelta de tuerca de la sociedad aprovechando las oportunidades que ofrece la gran cantidad de patrimonio municipal sin uso de Vitoria-Gasteiz. Podemos ha presentado a lo largo de la legislatura diversas iniciativas con la filosofía de aprovechar los suelos, locales y viviendas que el Ayuntamiento tiene en propiedad y a los que no les ha dado ninguna función.

Los pisos de Olarizu, las lonjas que se distribuyen por toda la ciudad, los solares vacíos de la periferia… Ensanche 21 podría gestionar todo ese patrimonio, con una función eminentemente social de aprovechamiento de lo que ya tenemos y de revitalización de nuestros barrios. Y a la vez, poco a poco, podríamos cubrir la deuda. Es otra manera de entender la gestión del dinero público y el urbanismo: responsable y con las personas en el centro de acción. Y creemos, humildemente, que es la que Vitoria-Gasteiz necesita”, ha concluido el edil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies