ENMIENDAS REGISTRADAS AL PROYECTO PRESUPUESTARIO 2019. ¡TE CONTAMOS NUESTRA ALTERNATIVA!

El debate presupuestario está a la vuelta de la esquina. Es más que probable que se produzca una prórroga, ya que el gobierno de Urtaran no termina de encontrar aliados ni en su archienemigo pero más parecido rival, el PP, ni en EH Bildu. Ya están todos de campaña electoral. En lo que toca a Podemos, hemos registrado una enmienda a la totalidad, en respuesta a un proyecto de gobierno oportunista que mira por la foto y los amigos, pero también 36 parciales para acercar el documento a un modelo de ciudad más justo. Es la propuesta más ambiciosa que hemos hecho en toda la legislatura para transformar las cuentas y la hemos trabajado con respeto y responsabilidad. Es mucho dinero, más que nunca: 21,467 millones de euros.

Hablemos primero de la enmienda a la totalidad. El 24 de mayo de 2015 entramos en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Vivíamos una época de ilusión, pero también de convulsión. En el Estado, la acampada que durante 28 días impulsó el movimiento del 15-M había sentado las bases de un nuevo escenario en el que la política dejaba de verse como algo ajeno, como algo perteneciente a señores trajeados con posición y contactos. La gente se unía en asambleas y círculos, miraba a las instituciones, vislumbraba la posibilidad de entrar en ellas, de transformarlas, de hacerlas más justas, más cercanas. En nuestra ciudad, por el contrario, las políticas xenófobas y neoliberales del último gobierno del PP amenazaban con quebrar la convivencia, enfrentaban a la ciudadanía, enquistaban los ánimos, generaban animadversiones e incertidumbre.

Desde el primer día, nos comprometimos a construir un nuevo modelo de ciudad, a transformar desde dentro las trasnochadas políticas municipales, con honestidad y sentido común, denunciando y proponiendo, desde la crítica y el acuerdo. La gente pedía dar un puñetazo en la mesa, pero también aparcar el circo político y tender la mano en busca de consensos. Desde 2015 hasta 2017 firmamos acuerdos estratégicos: de ordenanzas fiscales y de presupuestos. Lo hicimos hasta que el equipo de gobierno del PNV nos demostró que para él pactar no es lo mismo que cumplir.

Nunca nos arrepentiremos de haber impedido el acceso del racismo, la demagogia y el elitismo a la Alcaldía de Vitoria-Gasteiz, pero ha pasado el tiempo suficiente como para reconocer que involuntariamente abrimos la puerta a una copia con piel de cordero, que practica la caridad donde debería defender la justicia social y tiende la alfombra roja a sus acaudalados amigos. Apenas hicieron falta dos años para que el PNV se olvidara de por qué y por quiénes gobernaba para buscar complicidades en su principal enemigo y sin embargo más parecido rival, el PP.

Podemos no abandonó al PNV. Podemos (junto con Equo y Ezker Anitza) fue el único partido que, sin jugarse nada salvo lo más importante, el respeto y la confianza de su asamblea y del electorado, trató de salvar a Gorka Urtaran de una cuestión de confianza cuando el resto de fuerzas ya practicaban el electoralismo. Aún recordamos las palabras del alcalde, agradeciendo nuestro esfuerzo al darle una segunda oportunidad e intentar pactar las cuentas de 2017. Podemos no abandonó al PNV. El PNV abandonó su palabra. El PNV incumplió uno detrás de otro todos los acuerdos alcanzados con nuestro grupo municipal. Puso de excusa la falta de ingresos. Ingresos que ha encontrado, sin embargo, para materializar los proyectos que llevan exclusivamente su sello. O para tratar de camelarse al PP.

La falta de autocrítica, la desgana por consensuar con la izquierda y los intereses privados de este equipo de gobierno son, a estas alturas, más que evidentes. Y así ha quedado reflejado en el proyecto presupuestario de 2019. El gabinete de Gorka Urtaran quiere aprovechar lo poco que le queda de legislatura para blindar sus proyectos partidistas poniendo a la ciudad por debajo de los intereses del PNV. Actuaciones cuestionables como la propuesta privada de ampliación de Mendizorroza o el tranvía al sur van vinculadas a préstamo para garantizar su ejecución, mientras que iniciativas tan necesarias como la reforma de los campos municipales del deporte de base, el Gasteiz Antzokia, la rehabilitación de edificios municipales o la ampliación de varios centros de mayores dependen de venta de patrimonio municipal, cuando desde hace años apenas se saca dinero de este tipo de operaciones.

El equipo de gobierno del PNV va a recurrir a deuda solo para impulsar aquellos proyectos que son suyos, los que cree que tienen foto y titular a cinco columnas, mientras que pone en riesgo los demás. Quedan en el aire las partidas que impulsan un urbanismo social, no hay ninguna propuesta seria para garantizar el derecho a la vivienda de toda la ciudadanía, persisten las carencias en el deporte de base, la periferia continúa recibiendo de nuevo un trato de segunda, se enquista la discriminación de áreas tan sensibles como Políticas Sociales o Igualdad, se mantienen los convenios a dedo, se frena la lucha contra el fraude fiscal y la participación ciudadana es una pantomima.

Por todos estos motivos, hemos presentado una enmienda a la totalidad al proyecto presupuestario del equipo de gobierno para 2019. Y además, con el mismo ánimo constructivo que nos ha acompañado toda la legislatura, hemos registrado 36 enmiendas parciales. Iniciativas para transformar un documento de cuentas añejo, falto de nuevas ideas y de liderazgo en una estrategia que mira a la ciudad en su totalidad, sin exclusiones ni tratos de favor, que la escucha, que la protege y que quiere hacerla crecer.

Los platos fuertes son: una partida de 2,5 millones de euros de ayudas a la rehabilitación y lucha contra la pobreza energética y 500.000 para el parque de alquiler, de los que 450.000 se destinarían a nuestro plan Gasteizen Lan eta Bizi y el resto a la firma de un convenio con entidades bancarias y particulares para dar salida a sus pisos vacíos; 1,15 millones de euros repartidos en tres partidas para equipamientos y servicios en los barrios consolidados (150.000), Zabalgana (500.000) y Arkaiate y Larrein (500.000);  750.000 euros y compromiso de otros 750.000 al siguiente ejercicio para la rehabilitación del Áncora de Abetxuko: 250.000 para la creación de la comercializadora municipal de la energía; y 10,87 millones de euros para la gestión directa del servicio de limpieza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies