DECIMOS NO AL PROYECTO DE PRESUPUESTOS PARA 2018

Eguerdi on guztioi,

acaba de terminar el Pleno de Juntas Generales en el que nuestro Grupo ha presentado una Enmienda a la Totalidad al Proyecto presupuestario para el próximo año. Os invitamos a ver las intervenciones de la Portavoz, Arantxa Abecia, durante este Pleno.

https://youtu.be/8OzJYuiJWbI

TURNO DE RÉPLICA

DISCURSO:

Egunon guztioi, Presidente Jauna, Mahaikideok,  diputatuok, batzarkideok. Muy buenos días a todas y todos.

 

El grupo juntero PODEMOS ha presentado una enmienda a la totalidad para la devolución de estos presupuestos al Gobierno de Diputación puesto que no ofrecen una respuesta adecuada ni necesaria a  los graves problemas que azotan a nuestro territorio:

Tenemos claras dos cosas:

  • Que estos no son los presupuestos que quiere la mayoría de alaveses/as, de ahí la enmienda a la totalidad.
  • Que no eran los únicos presupuestos posibles, y por eso hemos presentado 150 enmiendas parciales al mismo.
  1. Para empezar, el límite de gasto apoyado y aprobado por el PNV en julio en Madrid, hoy limita la posibilidad de unos presupuestos más ambiciosos en Álava. Durante todo el año nos han hablado de un crecimiento récord de recaudación, pero la realidad es que ese techo de gasto impide que ese dinero recaudado, tras pagar los compromisos institucionales, pueda ser dedicado a la atención y necesidades de Álava.
  2. Los ingresos son consecuencia directa de la política fiscal. La tan necesaria reforma fiscal se ha convertido por el pacto PNV/PSE/PP en una contrarreforma, en una involución fiscal. No se trata solo de mantener los servicios públicos que existen hoy en día, sino que con una perspectiva a medio y largo plazo y con el incremento de necesidades previsible por el propio envejecimiento de la población, se trataría de conseguir un incremento de los ingresos con una reforma integral para garantizar unos servicios públicos de calidad. Desgraciadamente la política fiscal que vamos a tener es la del PP que consiste básicamente en atender las demandas de Confebask.
  3. Las prioridades de gasto; elegir, por ejemplo, priorizar equipos profesionales de futbol o baloncesto frente a las federaciones, clubes deportivos y deporte escolar es una opción política. Les quiero decir cuales son las prioridades de PODEMOS: el paro, la precariedad laboral, el envejecimiento progresivo de la población, la alta tasa de pobreza real asentada estructuralmente en determinados colectivos sociales, la necesidad de muchos y muchas jóvenes de tener que emigrar fuera a buscar un futuro que aquí no tienen, la desaparición paulatina del tejido comercial de la capital y del territorio, la actividad económica de proximidad que densifica la vertebración económico-social, la grave situación que atraviesa el sector cultural y creativo, el despoblamiento rural, las violencias machistas y la desigualdad entre mujeres y hombres, la necesidad de hacer frente al cambio climático y al deterioro medioambiental, el déficit en las infraestructuras hidráulicas, un sector primario que subsiste gracias a las subvenciones y ayudas, y otros tantos que a lo largo del año y de toda la legislatura, se repiten sin parar y que afectan a todos los departamentos de esta Diputación.

Han presentado un proyecto gris que no da respuesta a los retos a los que se enfrenta la sociedad alavesa.

Desde el punto de vista social y a pesar de que casi la mitad del presupuesto se destina a políticas sociales, éstas no dan cumplimiento a las necesidades reales porque ni el nivel de prestaciones mejora ni los recursos asistenciales son suficientes. La cuestión de fondo no es qué porcentaje del presupuesto se destina a políticas sociales sino si esas políticas tienen recursos suficientes o no. Y la respuesta a esta pregunta es clara: no.

¿Cómo está la situación en Álava referente a los servicios sociales? Pues tenemos a la Junta de Personal del IFBS denunciando precariedad laboral, conflictos, sobrecarga de trabajo, falta de medios y de personal, ratios de atención en las residencias insuficiente y valoraciones de dependencia que enmascaran recortes.

Se están maquillando las listas de espera mediante las Prestaciones vinculadas al servicio (PEVS). Y tenemos al tercer sector denunciando que los convenios se firman prácticamente a año vencido, lo que es totalmente irregular.

El Sindicato de Enfermería de Euskadi, Satse, ha denunciado  “falta de soluciones políticas y de gestión” en el Instituto foral de Bienestar Social de Álava (IFBS), lo que está provocando que no se cuente con la plantilla de enfermeras suficiente en los centros y residencias forales. Los profesionales no pueden ofrecer la atención que “les gustaría” porque la escasez de personal provoca una “enorme carga de trabajo” para dar servicio a “a personas muy mayores, con demencia, pluripatologías, y en un estado de gran fragilidad”

La calidad centrada en las personas que venden los gestores y políticos es imposible ofrecerla  en el IFBS.

Respecto a las plazas residenciales queremos mostrar nuestro total desacuerdo con la decisión que ha tomado el Gobierno de la Diputación respecto a no  seguir adelante con la reforma de  la Residencia San Prudencio. Un proyecto estratégico del ejecutivo foral que ahora han descartado. Tras un informe que justificaba la necesidad de la obra en las dos plantas infrautilizadas para incrementar la capacidad residencial entre 50 y 70 usuarios/as, en mayo de 2017 la Sra. Olabarrieta respondía por escrito que las obras empezarían a finales de 2017.

De repente, el 5 de diciembre nos encontramos que renuncian a este proyecto y que van a poner en marcha una residencia nueva en Vitoria con gestión público-privada sin saber en qué tanto por ciento.

Ahora parece que el recurso va a ir destinado a  una nueva residencia para discapacitados, con quince plazas, y despliegue de un programa “respiro” para familias con hijos con discapacidad. Este programa prevé 40 fines de semana en albergues forales para entre 12 y 15 niños. Es necesario, seguro que sí. ¿Dónde queda el proyecto que nos anunció el Sr. González en el Pleno de Política General? Pues a expensas del pacto que ha hecho.

Vuelven ustedes a no priorizar el fortalecimiento de los servicios públicos, sino que siguen apostando por la externalización. La gestión directa no la contemplan porque su modelo se deriva hacia más privatizaciones, exactamente igual que el modelo del PP.

Las necesidades existentes en los ámbitos de la inmigración, la solidaridad y cooperación o la inclusión social están escasamente dotados.

Nuestra sociedad está dando pasos hacia una mayor igualdad y equidad entre mujeres y hombres, y las políticas impulsadas desde las instituciones han ayudado pero, es evidente que el camino hacia una igualdad real y efectiva es aún muy largo.

La tasa de ocupación de las mujeres es del 44% frente al 54% de los hombres, las mujeres representan el 80% de las personas que trabajan a tiempo parcial, el 75% de las personas que trabajan sin contrato y las mujeres en Euskadi de media tienen un salario un 25% inferior al de los hombres.

El objetivo de los recursos para  políticas que fomenten la igualdad sería del 1% del total del presupuesto, actualmente se dedica el 0’45% (2.188.814 €) y no alcanza para cubrir las necesidades para que la igualdad sea real, justa y definitiva entre mujeres y hombres.

La transversalidad en temas de género, no llega a todos los Departamento de esta Diputación. Por ejemplo, presentaron una Modificación de Normas del sistema tributario que retiraron justo cuando varios grupos de esta Cámara habíamos presentado enmiendas a la totalidad y enmiendas parciales y ni siquiera habían hecho un guiño al género en la deducción por creación de empleo,  podían haber promovido la creación de empleo de calidad así como incentivar especialmente la contratación de mujeres. Pero eso no está en su agenda.

Este presupuesto no contribuye al cambio del modelo económico neoliberal, insostenible y generador de desigualdades en Álava. Han renunciado a hacer del presupuesto un instrumento potente que sirva a las necesidades de las personas y también al cambio en el modelo económico.

Tenemos una parte importante de la población descartada y descolgada, unos enfrentándose a la dificultad de encontrar un empleo y otros a la dificultad de llegar a fin de mes convirtiéndose en trabajadores pobres. Las personas que reciben ayudas, víctimas de la pobreza energética en el territorio y que son atendidas por Cruz Roja es de 358 familias, y la tendencia es que vaya a más con nuevos perfiles de afectados. “No se es pobre por no pagar el suministro de energía, sino por tener pocos ingresos y tener que decidir si pagar el alquiler, dar de comer a la familia o pagar la luz”.

No hay en su presupuesto una sensibilidad especial, les incomoda todo lo que no sea hablar de recuperación económica y se nota.

Tampoco las inversiones previstas creemos que sirvan para estimular el empleo, evitar la precariedad en nuestra tierra, ni el problema de las personas jóvenes que tienen que emigrar en busca de oportunidades.

Sigue habiendo demasiadas subrogaciones de servicios, demasiadas partidas nominativas en vez de concurrencia pública a través de medios objetivos de evaluación y en igualdad de oportunidades (en las enmiendas del PP al presupuesto de DFA hay 17 partidas nominativas, prácticamente todas las que proponen de nueva creación)  y le faltan cuestiones como una apuesta clara por el desarrollo sostenible en nuestro territorio, por las energías renovables y una preocupación por el cambio climático.

El Departamento de Euskera, Cultura y Deporte vuelve a tener un presupuesto irrisorio, tanto para el Despliegue del Plan estratégico como para el  Fomento de la Acción y la Creación Cultural. Las reiteradas peticiones de los colectivos de la cultura no se ven reflejadas. La cultura la han reducido a festivales y actos puntuales tratándola como un “adorno” de la sociedad,  sin pensar en el tejido cultural y creativo del territorio y su precaria situación. Ustedes obvian que la inversión en cultura tiene un retorno económico y social cuantificable y que cultura es sinónimo de civilización y progreso y la falta de cultura conduce siempre a la mediocridad.

Ser culto significa conocer la historia, intentar entender el mundo, comprender al hombre y sus conductas, ser consciente de las debilidades humanas y de la capacidad de superación individual y colectiva.

Ser culto implica conservar el patrimonio material e inmaterial, defender la identidad individual y colectiva, tener valentía, sensibilidad, cortesía, amabilidad, perseverancia. Saber que hay cosas que valen más que el dinero y empresas que movilizan más que un acontecimiento mediático o deportivo. Cultura es sinónimo de civilización y progreso intelectual, es lo que nos ayuda a construir la historia. Pero ustedes no lo ven así y el peso del Departamento en su presupuesto es de 4,68%.

Miren, en 2008 el presupuesto para Euskera era de 1.200.000 €. (En 2017 1.171.000 €) Diez años después 948.000 €.

En Medio Ambiente se han permitido reducir las partidas dedicadas a Energía y Cambio climático, como si no fuera con nosotros la normativa europea con objetivos para el 2020 en energías renovables, eficiencia energética y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Alcanzar el objetivo del 20% de consumo de energías renovables en 2020 no es algo que ustedes tengan entre sus prioridades. El planeta, el agua, las energías fósiles son finitas pero no parece ocuparles ni preocuparles. Un Departamento que debiera tener un peso importante porque tiene mucho que ver con la mejora socio ambiental, con la sostenibilidad del territorio les preocupa hasta un 4% del presupuesto.

Existe además un exceso de tolerancia a las agresiones medioambientales que ustedes permiten y toleran.

Los presupuestos son el instrumento por el que la ciudadanía alavesa recupera su aportación fiscal mediante las correspondientes políticas públicas.

Hemos esperado, más tiempo del previsto, esa reforma fiscal que no llegaba y que en realidad nunca llegó. Al contrario, presentaron una Modificación mínima que no cumplía ningún objetivo: ni redistribuía la riqueza, ni revisaba íntegramente las exenciones, y tocaba muy ligeramente los límites exentos, bonificaciones y desgravaciones. El mayor peso recaudatorio se sigue asignando a las personas y no a los beneficios de las grandes empresas y el capital.

La Modificación que presentaron ya supuso un revés importante para quienes creímos que el cambio iba a ser en otra dirección pero ahora mismo, tras la retirada de la misma,  estamos en otro escenario, peor si cabe.

Y ese escenario nos lleva a una contrarreforma fiscal con la bajada del Impuesto de Sociedades.

Ustedes van a zanjar el debate de los ingresos con una reforma fiscal regresiva, que se ha decidido en otro ámbito de poder, con otros protagonistas y que convertirá de facto a Euskadi en una especie de  “paraíso fiscal” para las empresas. Empresas que ya han manifestado su alegría por el derrotero que ha tomado el pacto fiscal y que según ellos va a suponer la creación de 6000 puestos de trabajo, otra cosa ya es subir los salarios de una clase trabajadora que desde el 2000 al 2017 ha perdido un 8% de capacidad adquisitiva. A Confebask le va bien que baje el Impuesto de sociedades porque hablamos de pagar por los beneficios. Lo de subir salarios, lo vamos dejando para esas negociaciones colectivas si es que en algún momento se desbloquean.

Ante esa parálisis en la recaudación podemos augurar  que los servicios públicos ya maltrechos, no harán otra cosa que empeorar y privatizarse.

Ustedes están traicionando la “palabra dada”, están quitando el dinero a la gente para darlo a quienes hacen de la educación un negocio. Es distinto el modelo de país que venden con lo que en realidad están haciendo que sólo favorece a unos pocos y perjudica y empobrece a la mayoría. Están esquilmando los recursos naturales (política medioambiental deplorable: bosques sucios, ríos secos y regadíos innecesarios—en contra de todas las recomendaciones europeas), humanos y sociales.

A pesar de sus previsiones de crecimiento económico, su negociación del Cupo, tan favorable a Euskadi, la realidad es que esa mejoría no se traduce en el presupuesto que nos han presentado con una subida del 2,92%. En primer lugar, tener un presupuesto mayor que el del año anterior no es ningún mérito.

Subir los salarios a la plantilla  un 1,5% es, en realidad, seguir recortando el poder adquisitivo de los trabajadores públicos. La pérdida acumulada desde la situación pre-crisis se encuentra alrededor del 15% y estos presupuestos no van a cambiar la tendencia.

Ustedes llegaron a un acuerdo presupuestario en Madrid y aprobaron las cuentas del PP. Cuentas en las que aprobaban  la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad financiera que  establece dos límites: por un lado el gasto computable y el límite de gasto, y por otro el déficit presupuestario (el artículo 135, que prohíbe incurrir en déficit estructural que supere los márgenes permitidos). Ley que también se asume y está expresada en el Proyecto de Presupuestos que han traído a esta Cámara. Sin embargo las limitaciones establecidas por la reforma del artículo 135 de la Constitución (PP y PSOE) que priorizar el pago de la deuda frente a cualquier otro gasto y la Ley de Estabilidad Presupuestaria que impone un corsé a las finanzas públicas y que va contra los intereses y necesidades de la ciudadanía.

Y ustedes, su partido,  ratificaron en la Comisión Mixta del Concierto económico el 19 de julio de 2017 los límites de déficit, deuda y gasto y han apoyado el techo de gasto del PP para 2018 en el Congreso, imponiéndolo también en Euskadi, dejando los presupuestos incapaces de incrementar los recursos necesarios para los retos y necesidades de Álava. Aunque curiosamente esta misma semana han apoyado una Proposición de Ley de Podemos en el Congreso para forzar al Gobierno a cambiar la regla de gasto, una cosa y la contraria, por supuesto, por el bien de Euskadi.

Ustedes se han jactado durante todo el año de que la recaudación subía por encima de lo previsto, que teníamos más ingresos que nunca y ¿Cuál ha sido la realidad? Que pagaremos  en concepto de Cupo casi 37 millones más que en el año 2017 (186.350.000 €) y como Aportaciones al Gobierno Vasco 69.320.000 euros más que el año anterior (1.571.800.000 €), el pago de la deuda ascenderá casi a 60 millones de euros (57 mill. 2017) y que recibiremos del Fondo de ajuste 40 millones  € menos que en el 2017 (de 114 millones a 74 millones €)

Qué nos queda? Quitando el pago de deuda,  421 millones de euros. Una subida destinada principalmente a pagar la puesta en funcionamiento de las UCEIS que faltan a 24 horas, las certificaciones de la N-124 y la subida salarial al personal de la Diputación.

Tampoco los pactos presupuestarios a los que han llegado con el PP, y que traen con ellos la creación, modificación, eliminación o reducción de partidas auguran nada bueno para la ciudadanía alavesa. Ustedes conocen y criticaron duramente la política que llevó a cabo el Partido Popular en la anterior legislatura. En ésta han mantenido durante dos años y medio ácidos enfrentamientos dialécticos pero, todo ha cambiado y nos encontramos con un tripartito, unas élites políticas que benefician a las élites económicas dejando a quienes necesitan de los servicios públicos para subsistir, en la estacada.

Manda Montoro, manda Confebask, todo el mundo decide sobre los presupuestos de la Diputación Foral de Álava. Hablamos de competencias siempre pero esta vez, mucho me temo, que nos hemos quedado en simple moneda de cambio y sin ningún poder decisorio.

Por todo esto el Grupo Juntero Podemos rechaza este Proyecto de Presupuestos y pide su devolución a través de la presentación de esta enmienda a la totalidad.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies